Técnicas especiales

Radiofrecuencia (RFA) para el tratamiento de los miomas uterinos.

Los miomas son tumoraciones benignas, muy frecuentes en las mujeres, que afectan negativamente a su capacidad reproductiva. Si bien, muchas de las mujeres que presentan miomas no tienen dificultad para conseguir el embarazo y llevar la gestación hasta el final. En aquellas en que el problema reproductivo existe hay que valorar el grado de implicación de los miomas en el mismo, la idoneidad de su tratamiento y cual es la técnica mejor para reducirlos o eliminarlos.
Actualmente la técnica más novedosa que se aplica en medicina reproductiva es la radiofrecuencia, ya que es una técnica ambulatoria, en la que se aplica calor a los miomas mediante un acceso vaginal guiado por ecografía, que no supone la existencia de cicatriz para la mujer, ni un largo y molesto postoperatorio.

¿En que consiste la RFA para el tratamiento de los miomas uterinos?

Se trata de un procedimiento indoloro para la mujer, ya que está sedada y ambulatorio de corta duración (15 o 30 minutos).
El procedimiento es vía vaginal, de modo que la paciente no tendrá cicatrices. Se accede al mioma introduciendo de una aguja de radiofrecuencia través de una guía acoplada a la sonda vaginal de un ecógrafo, que nos permite en todo momento dirigir el procedimiento.
La punta de la aguja libera una pequeña corriente eléctrica que genera calor en el interior del mioma, lo que produce la muerte celular irreversible de las células musculares que lo forma, disminuyendo considerablemente su tamaño o incluso haciéndolo desaparecer.

¿Cuáles son las ventajas con respecto a otros tratamientos?

Es una técnica en la que se preserva el útero de la mujer y no se daña el endometrio.
Se realiza de forma ambulatoria, mínimamente invasiva que no produce cicatrices.
Es totalmente indolora en el momento del procedimiento ya que se realiza bajo sedación y en el postoperatorio requiere una analgesia suave.
Tras el procedimiento la paciente se permanece en la clínica en observación 2 horas y después se da el alta. La paciente recupera su actividad normal en unas horas.