Desvitrificacion de embriones

Seguro que alguna vez te has preguntado qué es eso de desvitrificar al embrión antes de la transferencia y por qué hay riesgo de que no sobreviva.
La desvitrificación y la vitrificación son unas de las técnicas más utilizadas en los laboratorios de reproducción asistida, y en esta entrada intentaremos aclararte todas tus dudas sobre éstas.

¿Qué quiere decir vitrificar un embrión?

En este caso podemos decir que vitrificar es sinónimo de congelar, solo que el proceso es un poco más complejo y cuidadoso para no dañar a los embriones. Esta técnica consiste en extraer toda el agua del embrión e intercambiarla por unas sustancias gelatinosas denominadas crioprotectores. Estas sustancias van a evitar que se formen cristales de hielo que puedan destruir a los embriones. En esta técnica el embrión pasa de 37ºC a -196ºC en cuestión de segundos. Es un proceso que se descubrió hace apenas unos años y gracias al cual los resultados de las técnicas de reproducción asistida han mejorado muchísimo, pues nos permite vitrificar embriones mientras esperamos los resultados de un diagnóstico genético o en el caso de que el ginecólogo considere que el endometrio no está apto para la transferencia y decida esperar algún mes más.

¿Qué es la desvitrificación embrionaria?

Este procedimiento es el opuesto a la vitrificación. Es una técnica que se realiza unas 4 horas previas a la transferencia de un embrión que antes ha sido vitrificado. Esta técnica lo que hace es pasar al embrión de -196ºC a 37ºC de una manera tan rápida y segura que hace que el embrión NO SUFRA. En este caso el embrión expulsa los crioprotectores y se vuelve a rellenar de agua, recuperando su forma y tamaño original previos a la vitrificación. Es debido a esto por lo que tenemos que desvitrificar unas horas antes de transferir el embrión para ver que éste ha recuperado totalmente el estado previo a ser vitrificado. Esto es una buena señal.

¿Cuál es el riesgo de que el embrión no sobreviva a la desvitrificación?

El riesgo es similar al que tiene cualquier célula que se somete a una técnica de reproducción asistida en el laboratorio. El riesgo viene dado por la calidad que tenga la célula, en este caso el embrión, para sobrevivir al estrés causado por la técnica. Aunque las técnicas son seguras y se ha investigado y validado antes de su uso, el estrés celular que sufre cualquier célula, gameto o no, cuando se encuentra en un ambiente o situación que no es su estado basal, puede producir la degeneración de la célula. En el caso de la desvitrificación el riesgo añadido viene dado por el paso de -196ºC a 37ºC y puede haber embriones de baja calidad que no aguanten bien el procedimiento. Por ello es importante, clasificar bien los embriones para decidir si pueden soportar el proceso de vitrificación y desvitrificación.

Bibliografía

  • Levi-Setti PE, Patrizio P, Scaravelli G. Evolution of human oocyte cryopreservation: slow freezing versus vitrification. Curr Opin Endocrinol Diabetes Obes. 2016 Dec;23(6):445-450.
  • Simopoulou M, Asimakopoulos B, Bakas P, Boyadjiev N, Tzanakaki D, Creatsas G. Oocyte and embryo vitrification in the IVF laboratory: a comprehensive review. Folia Med (Plovdiv). 2014 Jul-Sep;56(3):161-9.
  • Zhang J, Tian Y, Li Z, Wu Y, Li Z, Cheng M, Wang L, Ma W, Zhai J. Optimization of vitrification factors for embryo cryopreservation of kelp grouper (Epinephelus moara). Theriogenology. 2020 Jan 15;142:390-399.