¿Cuándo acudir a un centro de Reproducción Asistida?

En estos días de tantas fiestas, inevitablemente, muchas familias se ven sometidas al escrutinio de amigos y familiares. ¿Para cuándo los hijos? es la pregunta más repetida, sin saber que en muchos casos se está intentando sin éxito y con un gran sufrimiento cada vez que llega la regla.
Muchas parejas y mujeres solas comienzan a preguntarse cuándo es el momento de dar el paso para acudir a una primera visita a un centro de reproducción.
Desde EMBY, queremos aclarar dudas sobre cuál es el mejor momento en cada caso, para que tomar la decisión de visitarnos, no os genere preocupación.

¿Qué tiempo debo esperar para acudir a un centro de reproducción?

A pesar de llevar mucho tiempo trabajando en reproducción, mi primera pregunta cuando recibo a unos pacientes es siempre la misma…. ¿Por qué habéis/has venido a verme? A pesar de que la mayoría se sorprende por ello, ya que se entiende que a un centro de reproducción sólo acuden las personas que no consiguen la gestación, no siempre es así. Existen diferentes motivos que pueden llevar a diferentes perfiles de personas a acudir a un centro de reproducción, y el momento de hacerlo es diferente en cada caso

Parejas heterosexuales que no consiguen una gestación

Es el perfil de familia que más vemos en reproducción asistida, y a pesar de ello no dejamos de sorprendernos de cuánto se posponen el momento de visitarnos. En la mayor parte de estos casos, o bien se piensa que no existe ningún problema o sus familiares y amigos les tranquilizan, achacando la no obtención de la deseada gestación a nervios, estrés, preocupación…. Esto lleva a que se produzca una pérdida de oportunidad a la larga, ya que se retrasa el diagnóstico y tratamiento de un posible problema reproductivo.
En estos casos, las familias deben de acudir a un centro de reproducción si llevan un año sin conseguir embarazo, a pesar de tener relaciones sexuales sin protección.
En determinados casos esta primera visita debería adelantarse a los seis meses de búsqueda de embarazo en casa.
Si la mujer es mayor de 35 años, o ha presentado cualquier patología que pueda dañan la reserva ovárica (endometriosis, cirugías sobre el ovario, quimio o radioterapia…), irregularidad o ausencia de la regla.
Si el varón ha presentado esterilidad con parejas previas o patologías que puedan haber producido un daño en la producción o liberación de espermatozoides en el eyaculado (parotiditis o paperas, hernias inguinales, radio o quimioterapia previa…).
Si cualquiera de los miembros de la pareja se ha sometido a un proceso de esterilización o que uno de ellos o los dos presenten una enfermedad infecciosa y potencialmente transmisible por vía sexual.
Finalmente la presencia de enfermedades genéticas o cromosómicas transmisibles a la descendencia, también indica el adelantamiento de esta primera visita de reproducción.

Parejas homosexuales femeninas:

Es un modelo de familia que, de forma cada vez más frecuente, acude a los centros de reproducción.
Las parejas de mujeres que desean gestar necesitan acudir a las técnicas de reproducción asistida al no disponer del gameto masculino, pero eso no excluye que puedan presentar problemas de infertilidad. En ocasiones nos encontramos con que un caso, a priori sencillo, se complica por otros problemas de salud que no se han detectado al no existir intentos previos de gestación en casa.
Por otro lado, si tenemos en cuenta que el factor pronostico más importante para la reproducción es la edad de la mujer que genera el ovocito del que se generará la futura vida, una vez tomada la decisión de ser mamá, la visita a un centro de reproducción debe realizarse lo más pronto posible, para contar con las mejores opciones.

Mujeres que desean ser madres en solitario

El modelo de madre soltera por elección es cada vez más frecuente.
Para ellas también se aplica lo que os hemos comentado para las parejas de mujeres.
El factor pronóstico más importante en reproducción es la edad de la mujer, una vez tomada la valiente decisión, no hay razón de posponer la visita a un centro de reproducción.

Parejas que han sufrido abortos

Posponer la edad para gestar es la principal causa de abortos, pero no la única.
Hay que tener en cuenta que un aborto en la vida de una mujer no tiene porqué tener importancia clínica, ya que la mayoría de las mujeres que han tenido un aborto, consiguen tener hijos sin problemas. Sin embargo, si ya habéis tenido dos o más abortos, la indicación es acudir lo antes posible a un centro de medicina reproductivo para valorar que estudios y tratamientos están indicados. Volver a intentarlo en casa, puede volver a llevar a nuevos y dolorosos aborto.
En EMBY estamos especialmente concienciados con el aborto, sabiendo que, si bien las implicaciones clínicas no siempre son importantes, es algo que puede dejar una huella muy profunda en las mujeres que lo sufren. Por eso el enfoque en estos casos entendemos que debe ser integral.

Mujeres que quieren posponer la maternidad por una causa social

Cada vez son más las mujeres que por motivos sociales desean criopreservar sus ovocitos, para posponer la maternidad a un momento de su vida más favorable para ello.
En estos casos, también os diré que en cuanto hayáis tomado la decisión de hacerlo, lo hagáis, ya que posponer la decisión conllevará un peor pronostico en el futuro. Ya que las mujeres cada vez tenemos menos ovocitos y son de menor calidad. De modo que si ya lo tenéis decidido lo mejor es hacerlo cuanto antes.

Hombres y mujeres que quieren preservar sus gametos por una causa oncológica

Hay que tener en cuenta que los tratamientos para los procesos oncológicos son cada vez mejores y permiten a los pacientes que tienen un cáncer una vez superado este tener una vida totalmente normal. Y dentro de ella, muchas de estas personas como es natural desearán tener hijos en el futuro. Por lo tanto, cualquier persona que sea diagnosticada de un proceso oncológico y se plantee la posibilidad de tener hijos en el futuro, debería acudir inmediatamente a un centro de reproducción, para poder darte toda la información necesaria sobre su pronóstico reproductivo, posibles tratamientos y tiempos necesarios para realizarlos, siempre en estrecha colaboración entre el médico de reproducción y su oncólogo médico.