Equipo - Marian Sánchez Rodríguez - Clínica Emby

Equipo

Marian Sánchez Rodríguez

Licenciada en Psicología
Máster en psicología general sanitaria
Orientadora en procesos de reproducción asistida

Saber más

Equipo

Marian Sánchez Rodríguez

Licenciada en Psicología
Máster en psicología general sanitaria
Orientadora en procesos de reproducción asistida

Saber más

Licenciada en psicología por la UNED, ha ampliado su aprendizaje académico con el Máster en psicología general sanitaria de la Universidad de Barcelona y la formación en prácticas en el Hospital Clinic de Barcelona, en las áreas de Salud mental Perinatal y Trastornos de la Conducta alimentaria.

¿Orienta…. qué?

Los aspectos psicoemocionales vinculados a la infertilidad pueden provocar estrés y desajuste emocional. Por ese motivo, la posibilidad de ofrecer acompañamiento y orientación refuerza que los pacientes entiendan las implicaciones del tratamiento y puedan enfrentarse de forma saludable a los efectos de la experiencia de la infertilidad.

La figura de Orientadora en tratamientos de reproducción asistida se contempla como muy relevante a la hora de identificar necesidades en las personas que acuden a nuestra clínica.

¿Qué es lo que quieres aportar a este equipo

Mi experiencia profesional ha estado vinculada a entornos sanitarios de diversa índole, llevando a cabo tareas de atención a pacientes. Pero mi primer contacto con la medicina reproductiva me hizo darme cuenta de la importancia de ofrecer atención psicológica como parte de la labor multidisciplinar en los centros de fertilidad.
Confiar y promover el proceso de comunicación con el paciente por parte del profesional sanitario representa un pilar fundamental a la hora de ayudar a las familias a reflexionar sobre su estado de salud o una situación vital.

¿Qué es lo que más te gusta de trabajar en EMBY?

Formar parte del equipo EMBY supone una nueva aventura profesional. Compartir experiencia laboral con personas comprometidas con tu trabajo y con un sentido de la responsabilidad tan acertado siempre es un placer.
De igual forma, tener la posibilidad de acompañar a las pacientes durante su proceso resulta muy enriquecedor a nivel personal y profesional.