Equipo - Estefania Sevillano Martínez - Clínica Emby

Equipo

Estefanía Sevillano Martínez

Licenciada en biología
Máster en sistemas integrados
Máster en Biotecnología de la Reproducción Humana Asistida.
Certificate in Clinical Embryology

Saber más

Equipo Médico

Estefanía Sevillano Martínez

Licenciada en biología
Máster en sistemas integrados
Máster en Biotecnología de la Reproducción Humana Asistida.
Certificate in Clinical Embryology

Saber más

Soy Licenciada en Biología por la Universidad de León, Máster en Biotecnología de la Reproducción Humana Asistida y certificada como Embrióloga Clínica por la Asociación de Embriólogos Clínicos de Reino Unido.

¿Dónde has desarrollado tu actividad profesional?

Cuando acabé el Máster en RHA me ofrecieron la posibilidad de irme a Londres a hacer prácticas, a una clínica especializada en ciclos naturales, allí estuve casi dos años, formándome inicialmente como andróloga y dando el salto al laboratorio de embriología unos meses después. De Londres me fui a Liverpool, a una de las clínicas más grandes de Reino Unido, donde completé mi entrenamiento y mi certificación como Embrióloga Clínica y donde participé en casos extraordinarios y fuera de lo común. Tras 6 años allí decidí dar el salto a Irlanda, a un laboratorio más pequeño y tranquilo, donde conocí gente maravillosa, que me ayudaron a crecer como persona y como embrióloga.

¿Destacarías algún mérito de tu carrera profesional?

Siempre hay casos de los que te acuerdas toda la vida, que te marcan por su complejidad extrema y de los que te sientes especialmente orgulloso cuando tienen final feliz y que te quedan como espinitas en el corazón cuando no salen como te gustaría. Pero más allá de eso destacaría la satisfacción que siento cuando un embriólogo al que tutelo acaba su formación, verles llegar lejos, crecer personal y profesionalmente es una parte de mi trabajo que me encanta.

¿Y cómo llegas a la reproducción asistida?

Durante la carrera siempre me interesó más la rama fundamental: genética, microbiología, fisiología, ya sabía que acabaría siendo bióloga de bata y no de bota. Empecé haciendo algunos pinitos en reproducción animal, ahí me picó el gusanillo y decidí que ese era el camino profesional que quería tomar. Acabé en reproducción humana porque siendo bióloga era la progresión más natural en mi carrera, y aunque nunca descarté volver a reproducción animal creo que no podría prescindir del trato diario con los pacientes y de la satisfacción de ver sus caras cuando les das buenas noticias.

Destacarías algún sitio o alguna experiencia en particular?

Tomar la decisión de irme de España fue relativamente fácil porque inicialmente sólo me iba 6 meses a Londres con una beca Leonardo, nunca me imaginé que tardaría 10 años en volver, pero incluso sabiéndolo, hoy por hoy volvería a tomar la misma decisión. Dejar a tu familia y a tus amigos atrás es extremadamente duro, pero coger las maletas y montarme en un avión me abrió un abanico enorme de posibilidades. Estoy orgullosa de haber sido capaz de anteponer los deseos del corazón en todas las decisiones profesionales que he tomado, porque me han llevado al punto en el que siempre he querido estar.

¿Qué crees que puedes aportar a las familias que acudan a EMBY?

Empatía y buena comunicación a lo largo de todo el proceso, para mí son dos valores esenciales a la hora de establecer una buena relación con los pacientes. Me gustaría que los pacientes se fueran de EMBY totalmente satisfechos, con la certeza de que hemos hecho lo mejor para ellos, independientemente del resultado del tratamiento.