La triple línea endometrial

Para conseguir una gestación, tanto en reproducción natural como en las técnicas de reproducción son fundamentales dos elementos. Un buen embrión, y un buen endometrio que lo reciba y lo nutra. Así pues, durante un tratamiento de reproducción asistida, nuestro objetivo tiene que ser doble. De un lado conseguir los mejores embriones posibles. Y de otro lado colocarlos en un buen endometrio, en las condiciones óptimas de la mujer para que pueda recibirlo. Muchas mujeres, han escuchado durante los tratamientos que tienen una “línea endometrial muy bonita”. Desde EMBY, queremos explicaros que es lo que significa, y su implicación en la posibilidad de embarazo.

¿Cómo se consigue que el endometrio esté correctamente preparado para recibir a un embrión?

Para conseguir una gestación, el embrión que se genera debe de llegar a un endometrio proliferado y receptivo. La proliferación endometrial, depende fundamentalmente de un tipo de hormonas, los estrógenos, que son producidos por los folículos en la primera fase del ciclo, o en caso de ciclos sustituidos de criotransferencia o de ovodonación, son aportados por los ginecólogos de la reproducción en forma de pastillas, parches o cremas vaginales. Estos estrógenos hacen engrosar la línea endometrial. La receptividad endometrial, sin embargo, depende otro tipo de hormonas, los progestágenos. Hormonas también producidas por los folículos ováricos, pero en la segunda fase del ciclo en los ciclos naturales o son administrados exógenamente, una vez conseguido un endometrio proliferado. Los cambios que producen las hormonas en el endometrio se ven reflejados ecográficamente, lo que permite elegir el momento óptimo para la transferencia embrionaria.

¿Cómo se observan los cambios en el endometrio ecográficamente?

Al inicio de ciclo, cuando la mujer ha tenido la regla, el endometrio se ve en ecografía como una delgada línea hiperecoica (blanca) de 1 a 3 mm. Posteriormente el influjo de los estrógenos, bien sean naturales o externos hace que la línea endometrial se engruese y adquiera la imagen de triple línea endometrial. En la que se observa tres líneas hiperecogénicas; dos externas y una central y entre medias dos capas hipoecogénicas (más oscuras en la ecografía). Esta imagen ecográfica es lo que conocemos como “triple línea endometrial”. Posteriormente, por el influjo de los progestágenos, que confieren la receptividad al endometrio, ya no es posible observar estas líneas y el endometrio se observa más homogéneo, aumentando su ecogenicidad (se hace más blanquecino).
Triple linea endometrial

¿Cuáles son las imágenes óptimas para realizar la transferencia de embriones?

Las imágenes óptimas que deberíamos observar para indicar y realizar una transferencia embrionaria, son las de un endometrio engrosado con morfología de triple línea antes de iniciar el tratamiento con progestágenos y un endometrio engrosado pero más homogéneo y ecogénico en el momento de la transferencia.

¿Es posible obtener estas imágenes óptimas en todos los ciclos?

A pesar de que tenemos distintos tratamientos para conseguir la proliferación y la receptividad endometrial, cada ciclo y cada paciente es distinta. Y aunque nuestro objetivo sea llevar a la preparación óptima del endometrio y la observación de las imágenes que os hemos descrito, no siempre es posible.

¿Si tengo una imagen de “línea endometrial muy bonita”, voy a conseguir el embarazo seguro?

No, la evolución óptima de la línea endometrial y con ella su imagen ecográfica, hace que las posibilidades de embarazos sean mayores, pero no que se consiga seguro, ya que este depende de otros muchos factores independientes del endometrio.

¿Por el contrario, si no tengo una línea endometrial óptima, no conseguiré el embarazo?

De nuevo la respuesta es no, sabemos que la tasa de gestación es mayor en las mujeres en las que se obtienen estas imágenes, pero en ningún caso la no obtención de ellas nos lleva a no conseguir la gestación. Existen mujeres, que, por patologías previas, e incluso por causas que desconocemos no consiguen líneas endometriales gruesas o con imágenes ecográficas óptimas. En estos casos, la tasa de gestación será menor, pero en ningún caso se puede desechar la posibilidad de intentar una técnica reproductiva por esta razón.

¿Qué podemos hacer cuando la línea endometrial no prolifera correctamente?

Los ginecólogos de la reproducción tenemos diferentes opciones terapéuticas para lograr la mejor proliferación endometrial para cada paciente. Desde sumar distintas vías de administración de estrógenos, AAS, vasodilatadores… y la más moderna terapia con plasma rico en factores de crecimiento instilados en el endometrio. Todo ello con el objetivo de mejorar todo lo posible las posibilidades de nuestras pacientes para lograr la tan ansiada gestación.