Perdida gestacional en reproducción asistida (II) - Clínica Emby

Pérdida gestacional (Aborto) en Reproducción Asistida (II)

En este artículo, continuación del publicado hace un par de semanas, vamos a seguir adentrándonos en la experiencia del aborto, desde la perspectiva de la pérdida, el duelo y el afrontamiento.
Si en el artículo anterior repasábamos aspectos generales del duelo alrededor de la pérdida gestacional, en esta ocasión, vamos a aterrizar en la reproducción asistida, ya que hay pequeños matices que hay que tener en cuenta de forma adicional.

El duelo durante los tratamientos de reproducción asistida

Además de los aspectos generales asociados a la pérdida gestacional, en las mujeres que se encuentran en tratamientos de reproducción asistida, se ha encontrado que la vivencia de la pérdida, emocionalmente, puede estar marcada por estos 9 items:

  1. Sentimiento profundo de pérdida y duelo (debido a tener que empezar de nuevo el proceso y asumir la posibilidad de no conseguir ser madre).
  2. Falta de control: sobre cómo conseguir continuar embarazada.
  3. Compartirlo con la pareja: quién puede ser una importante fuente de apoyo.
  4. Sentimiento de Injusticia: después de tanta lucha, experimentar la pérdida del ansiado objetivo.
  5. Pensamientos recurrentes sobre la pérdida.
  6. Incomodidad ante su entorno social: tanto por el desconocimiento del mismo del asunto, como por la sensación de que los demás no saben que decir, como por un entorno de embarazos y niños.
  7. Miedo a invertir en otro tratamiento de infertilidad.
  8. Necesidad de darle un sentido a lo ocurrido.
  9. Responsabilidad sobre la pérdida del embarazo: se atribuye la causas a factores propios, como la ansiedad, actividades específicas o ciertas acciones.

El duelo en soledad

Uno de los puntos que mencionamos anteriormente es la incomodidad ante el entorno social. Al igual que sucede en la pérdida gestacional temprana, no todo el entorno social de las familias es conocedor de la situación, del embarazo incipiente o del tratamiento de reproducción asistida. Si ya apuntábamos que la pérdida gestacional, en general, es un tipo de desautorizado, en el caso de los abortos en tratamientos de fertilidad, es una pérdida aún más invisible. Para darle sentido a la pérdida uno de los aspectos más importantes es reconocerla, y que nuestro entorno no la reconozca (por no conocer la situación), hace que sea más complicado. Este momento, dentro de los tratamientos de reproducción, puede ser el adecuado para plantearse compartir con la familia extendida o el entorno el proceso que se está siguiendo.

Embarazo después de pérdida

“Todo cambio implica una pérdida, de la misma manera que cualquier pérdida es imposible sin un cambio” (Robert Neimeyer). Hemos insistido en que el afrontamiento es un proceso de crecimiento que hacemos después de una pérdida. Después de afrontar la pérdida no somos la misma persona que la sufrió, somos un “nuevo yo”. Por ese motivo, aunque algunas parejas tienen prisa para volver a intentar un embarazo, sobre todo, si era el primero, tenemos que desaconsejar un nuevo intento si no se cumplen 3 aspectos (Gary A Vogel, 1996): • Que haya la suficiente distancia emocional como para poder hacer frente a otro embarazo y no quieran reemplazar al bebé muerto, es decir, que quieran tener otro hijo (diferente del primero). • Que no sea el embarazo lo que de sentido a su vida, sino que sea otro proyecto más de sus vidas. • Que tengan en cuenta que un nuevo embarazo será duro, y que tengan un buen sistema de apoyo en el siguiente embarazo. En resumen, que el nuevo intento no es un sustituto del anterior, ya que el anterior tuvo una entidad propia, nos hizo crecer, avanzar, cambiar. Utilizar los nuevos intentos como sustitutos o reemplazos nos indica que el proceso de afrontamiento no se ha completado.

Consejos finales

  • El camino para ser madre no es lineal, inevitablemente conlleva altibajos, pérdidas, decisiones…
  • En el caso de la reproducción asistida las mujeres ya se enfrentan a la primera pérdida nada más comenzar, la pérdida de las expectativas, de la posibilidad de ser madre “de forma natural”.
  • Durante estos procesos es habitual que se sucedan otras pérdidas, y hay que afrontarlas todas y cada una.
  • Es muy importante trabajar en conjunto, profesionales de la salud y familias, para generar un ambiente terapéutico de confianza.
  • Aunque cada pérdida es individual y personal los profesionales podemos ayudar, dar orientación, apoyo, acompañar, ya que hemos conocido a muchas familias en situaciones similares.
  • Los grupos de apoyo pueden ser una herramienta muy útil en este proceso.

Envíanos un mail

Ven a vernos

C/ Mieres, 13, 33006. Oviedo, Asturias

Llámanos

984 340 304 // 984 996 989 // 645 941 800

Clínica EMBY número de registro sanitario c.2.5.2-6471